Cartas coleccionables: hacer del trueque todo un pasatiempo

Cuando se trata de aprender el trueque, no hay nada como las cartas coleccionables para aprender a valuar nuestras cosas. ¡Entérate de esta historia!

 

Sin duda, un pasatiempo que todos llegamos a tener en nuestra niñez y adolescencia fueron las cartas coleccionables. La emoción de abrir un nuevo sobre, hallar algo que estábamos deseando desde hace mucho, o intercambiar con nuestros amigos para completar la colección. Sin embargo, lo que no sabíamos es que esta actividad no solo nos mostraba cómo funciona el trueque y a saber darle valor a las cosas. Además, este es todo un mercado que hasta el día de hoy se hace de manera profesional. ¿Cómo funciona el intercambio de cartas coleccionables? ¡Echemos un vistazo!

Las cartas coleccionables tienen una larga historia, que al menos vuelve hasta las últimas décadas del siglo XIX. Se trataba de unas tarjetas de cartón con datos enciclopédicos que se incluían en las cajetillas de cigarros. Estas demostraron ser muy populares. Pronto comenzaron a surgir muchos tipos diferentes de cartas, como las de béisbol, y hoy en día la variedad que existe es prácticamente infinita.

Si bien siempre fueron populares, fue la llegada del Internet lo que inició el boom en el mercado de las cartas coleccionables. Con comunidades enteras dedicadas a hacer trueques, buscar cartas raras o conseguir colecciones completas, especialmente de aquellas hechas para jugar, como Magic: The Gathering, Yu-Gi-Oh! o Pokémon.

Pero sin importar el origen o el uso de las cartas, para un coleccionista lo más importante es completar su catálogo con las cartas en las mejores condiciones posibles. Para ello, se ha desarrollado todo un sistema de puntuación que define la condición de la carta, dividida en categorías:

Prístino: Una carta perfecta, sin imperfecciones ni daños a plena vista o en inspección cercana.

Perfecta: Una carta sin imperfecciones de impresión o daño a plena vista, pero con imperfecciones insignificantes en inspección cercana. El “gloss” (esmalte) de la carta presenta uno o dos rayones.

Casi perfecta: Imperfecciones menores, pero notables y desgaste en la carta. Tiene un esmalte sólido con rayones poco importantes.

Excelente: Imperfecciones notables y desgaste moderado en la carta. Se ha perdido algo de esmalte con rayones.

Muy buena: Imperfecciones notables, desgaste moderado y pérdidas fuertes de esmalte, con daños en las orillas.

Buena: Imperfecciones severas o desgaste en la carta. Sin esmalte, con daños notables en orillas y arte.

Pobre: Imperfecciones destructivas y desgaste en la carta, sin esmalte, con rayones severos o roturas.

Con esto no solo se determina la calidad de la preservación de la carta, sino que además se usa en conjunto con otros criterios, como la “rareza” de la carta. Dicha rarezas ya sean por medios artificiales, si la empresa que las produce hizo muy pocas copias para inflar su valor, o razones históricas. si muy pocos ejemplos de esas cartas han sobrevivido, o la empresa que las produce ya no existe. 

cartas coleccionables

Imagen tomada de www.latercera.com

Quizá uno de los mayores ejemplos del intercambio y venta de cartas coleccionables venga de Magic: The Gathering, cuya carta más rara, “Black Lotus” fue vendida en condiciones prístinas por $87,762 dólares, en una subasta el año pasado.

Si bien es muy raro llegar a casos tan extremos, seguramente todos tenemos recuerdos de intercambiar cartas, estampas para un álbum o incluso hasta tazos en los recreos y con los amigos del barrio. ¿Tienes alguna historia de intercambio o colecciones que quieras compartir? ¡Déjala aquí!

Por Sergio A. Martínez.

Referencias

Hall, C. (2019). “Magic: The Gathering’s Black Lotus sells for $166K at auction, doubling its value”. Polygon. Estados Unidos. Recuperado el 17 de abril de 2020 de: https://www.polygon.com/2019/3/5/18251623/magic-the-gathering-black-lotus-auction-price

Editorial. (2010). “Grading Scale”. Beckett Media. Estados Unidos. Recuperado el 17 de abril de 2020 de:  https://web.archive.org/web/20100608224950/http://www.beckett.com/estore/helpsys/viewarticle.aspx?ArticleId=47

Dejar un comentario