El Cambalache: una realidad económica feminista

El Cambalache, en Chiapas, es uno de los ejemplos del trueque como núcleo comunitario, donde todo tiene valor y la ayuda mutua se vuelve el centro de atención.

 

 

cambalache

El Cambalache: comunidad, economía y feminismo

Con la crisis económica del coronavirus, hoy es más importante que nunca encontrar métodos de intercambio alternativo que unan a la comunidad y les den la oportunidad a todos de acceder a los bienes que necesitan. Por ello, casos como el del Cambalache, en San Cristóbal de las Casas, son todo un ejemplo a seguir cuando hablamos de trueque y economías alternativas.

 

 

Pero ¿qué es El Cambalache? Este proyecto, que surgió en 2015, es un espacio comunitario y feminista que apunta a desarmar mucho del establecimiento capitalista, con un mercado que funciona sin dinero por medio del intercambio directo de bienes, servicios y favores. 

 

 

Ubicado en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, fue iniciado por seis mujeres (Mari, Cinthia, Pati, Erin, Chepis y Sarai) inmigrantes e indígenas, bajo la consigna de “No estamos solas”. Todo esto con la idea de poner el trueque como el centro de una organización comunitaria autónoma, trayendo al frente el concepto de nosotrosidad, o el colectivo como método de bienestar.

 

 

“Todo tiene el mismo valor” es uno de los principios bajo los cuales trabaja El Cambalache. Ya sea una pluma, la reparación de una laptop o una cita con el médico. Al mismo tiempo, estas mujeres ofrecen diversos talleres para enseñar habilidades útiles en la comunidad, como mantener huertos orgánicos colectivos.

 

 

cambalache

Todo esto bajo un manto interseccional y feminista, que busca recuperar cierto sentido de identidad perdida ante las actitudes colonialistas y la dominación absoluta del capitalismo. Solventan así la necesidad no por medio del consumismo desenfrenado, sino con ayuda mutua, respeto por el ambiente y conservación de recursos.

 

 

Bajo esta idea, el trueque adquiere un significado más allá del intercambio de objetos; es una forma de resistencia en el que la identidad se recupera, la comunidad se teje y la ayuda mutua se convierte en la razón de ser de cualquier grupo. Esfuerzos como El Cambalache (que ha logrado abrir espacios en Veracruz, Yucatán, Quintana Roo y, próximamente, Nueva York) son necesarios en una economía que deberá ser muy distinta en el mundo post-COVID.

 

 

¿Es El Cambalache la respuesta interseccional que necesitamos? El trueque e intercambio, al menos, son maneras vitales de conseguir lo necesario, incluso cuando el dinero haga falta. La comunidad siempre será el núcleo social más importante de todos.

 

 

Por Sergio A. Martínez 

 

 

Referencias

 

Locorotondo, M. (2020). “El Cambalache: connecting decolonialism, diverse economies and intersectional feminism in Chiapas, Mexico”. Reino Unido: Centre for Urban Research on Austerity. Recuperado el 29 de junio de 2020 de: https://cura.our.dmu.ac.uk/2020/02/12/el-cambalache-connecting-decolonialism-diverse-economies-and-intersectional-feminism-in-chiapas-mexico/

 

 

Morales, Y. (2020). “Proyecto “El Cambalache”, economía y realidad feminista ante la pandemia del Covid-19”. México: Chiapas Paralelo. Recuperado el 29 de junio de 2020 de https://www.chiapasparalelo.com/trazos/cultura/2020/04/proyecto-el-cambalache-economia-y-realidad-feminista-ante-lapandemia-del-covid-19/

 

 

Dejar un comentario