El impacto ambiental de la moda: ¿cuál es su costo real?

El impacto ambiental de aquello que consumimos es algo que debemos enfrentar, y la moda es el primer camino para hacerlo. ¿Hay una solución para este problema?

 

Cuando uno piensa en las industrias más contaminantes del planeta, ¿qué es lo que te viene a la mente? ¿Las empresas petroleras, las químicas, las nucleares? ¿Y si te decimos que la industria de la moda es responsable, por sí sola, del 10% de la contaminación global? Porque aunque no es la más dañina, el impacto ambiental de nuestro consumo de ropa y accesorios hacen de nuestro entorno uno más amenazado.

Esto se debe, principalmente, a nuestra cultura de consumo “rápido” de textiles, en el cual nuestras prendas de vestir ya no están hechas para durar, ya sea por cómo se fabrican o por lo rápido que quedan “obsoletas” gracias a los caprichos del estilo. Una prenda en perfecto buen estado deja de usarse por estar “pasada de moda”, y es reemplazada por otra, a la cual le terminará sucediendo lo mismo.

Esto está mejor representado en las cifras que la famosa revista Nature publicó en un estudio al respecto. Dicho estudio señala que “en 1975 la producción textil era de menos de 6 kilos por persona al año. Cincuenta años después esa cifra se duplicó y ahora se producen 13 kilos al año”, además de que los consumidores “utilizan una misma prenda un 36 por ciento menos que hace quince años, pero compran un 40 por ciento más.

Considerando la cantidad de químicos necesarios para fabricar calzado y vestimentas, así como su consumo de recursos, cuyo gasto de agua, por ejemplo, ronda los 1.5 mil millones de litros por año, hacen necesario un ángulo alternativo y sustentable si queremos cuidar a nuestro planeta.

Los expertos calculan que una prenda que es usada menos de 5 veces y desechada produce más de 400 por ciento de emisiones de carbono que una que se usa al menos 50 veces y se conserva por un año.

impacto ambietal

No basta con buscar tecnologías que hagan de las prendas más limpias al fabricarse o adelantarse a los gustos de los consumidores para ajustar los niveles de producción. Debe haber un cambio en el consumidor que le haga aprovechar la ropa de mejor manera.

Uno de los métodos efectivos para esto, como parte del entusiasmo creciente por la “economía circular”, es el intercambio y el trueque de prendas de segunda mano, el cual les da una nueva vida completa, cortando de manera significativa el desperdicio de ropa y la necesidad de comprar nuevas prendas. Ello también tiene una ventaja económica importante, pues un intercambio directo de ropa no afecta el bolsillo y además apoya el consumo local.

Desde bazares hasta aplicaciones de trueque como Te Lo Cambio permiten que nuestro consumo de textiles sea más responsable. No solo libera espacio en nuestros hogares, nos permite darle un uso continuado a aquella prenda que no terminará por contaminar un poco más nuestro medio ambiente.

¿Es el trueque la solución? Definitivamente no, pero desde el punto de vista del consumidor, es una de las maneras más responsables y económicas de seguir obteniendo lo que buscamos sin afectar nuestros recursos. Todo primer paso para un cambio grande empieza con nosotros.

Por Sergio A. Martínez

Referencia

Macchi, F. (2020). “El impacto ambiental de la moda, la segunda industria más contaminante del mundo”. Telemundo. Estados Unidos. Recuperado el 15 de mayo de 2020 de: https://www.teledoce.com/telemundo/ciencia-y-tecnologia/el-impacto-ambiental-de-la-moda-la-segunda-industria-mas-contaminante-del-mundo/

Dejar un comentario