Intercambiar muebles y preservar los bosques

Comercializar muebles de madera y preservar los bosques: ¿hay solución a esta disyuntiva?

preservar bosques

Intercambio para preservar

Desde hace tiempo una cadena de instituciones públicas y privadas, comunidades y empresarios responsables realizan la laboriosa y urgente tarea de cuidar los bosques.

Hay por un lado, instituciones que asesoran a los propietarios para que manejen sus bosques de manera sustentable y, por el otro, nuevos esquemas de mueblerías.  

preservar bosques

Estas certifican a los propietarios de bosques para que, sin sacrificar su sustento, talen los árboles de manera responsable, y aquellas intercambian y venden mobiliario usado en perfecto estado. 

Importancia de los bosques 

Los árboles mantienen el equilibrio ecológico, capturan carbono, retiran el dióxido de carbono de la atmósfera, fabrican agua, regulan el ciclo de las lluvias. 

Imaginemos ahora el panorama sin árboles. Calor extremo, sequías, encarecimiento de las frutas y verduras, desabasto, comunidades sepultadas durante los deslaves o angustiadas ante las cosechas malogradas, hambre, migraciones masivas.

Es esa la causa por la que los diversos actores del eslabón de la cadena mueblera (del talador hasta el consumidor) necesitamos, por un lado, adquirir muebles de materia prima evaluada en el desempeño de las operaciones forestales y, por el otro, reciclarlos.

Hay que resaltar que, de unos años para acá, gracias a la globalización de la información y a las contundentes manifestaciones del cambio climático, las sociedades, los gobiernos y los individuos ya toman el reciclaje como una acción de mitigación.

No es raro que el esquema de compra, venta, intercambio y donación de ropa y mobiliario en buen estado (a veces como nuevos) esté despegando en las capitales del mundo como Londres, Nueva York, Madrid y México. Si quieres tomar una medida contra el calentamiento global, puedes visitar Te lo cambio. Envíanos un mensaje, estamos para escucharte. Hasta pronto.

 

 

Juan Carlos Cruz G. │

 

Dejar un comentario