Intercambio de muebles y preservación sostenible de bosques

intercambio de muebles

Intercambiar muebles en buen estado por otros artículos beneficia de manera indirecta la seguridad de las personas y la economía de quienes viven en zonas boscosas.

Recientemente se difundió que la tala clandestina fue el origen de la tragedia de San Gabriel, donde, debido a este ilícito, tres personas murieron y tres mil resultaron afectadas por un alud de lodo (Milenio Jalisco, 27, diciembre de 2019).

Aunque se presume que esta tala fue para el cultivo de aguacate, lo que hay que subrayar es que, ya sea para la industria mueblera o de la alimentación, un uso sostenible de los recursos maderables (entre los que se encuentra el intercambio de muebles y otros artículos) contribuye al equilibrio ecológico y a la seguridad de las poblaciones.

La nota del mencionado periódico sostiene que el problema se puede repetir en zonas donde también se tale o queme ilegalmente, y donde haya lluvias de fuerte intensidad, poca cobertura boscosa y altas pendientes.

Intercambio para la preservación

Intercambiar muebles con madera certificada nos garantiza que los productores y proveedores de estas piezas hicieron un uso sostenible de los bosques.

bosque madera

Recientemente la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales del Estado de Jalisco (Semadet) firmó un convenio de colaboración con la organización Rainforest Alliance para contrarrestar la tala de árboles.

La industria mueblera y las apps

El trueque es la primera forma de comercio: nuestros remotos ancestros lo realizaban y, junto con la cocción de los alimentos crudos y la aparición del lenguaje articulado, fue uno de los primeros pasos para salir de las cavernas y transitar a la civilización.

Otro de los aspectos del actual intercambio es que influye en la economía: el trueque a través de monedas y billetes se vuelve una opción en un abanico de formas de pago.

Bien vista, la uberización de las transacciones comerciales vía apps es de la magnitud de la invención de las monedas que, hasta ahora, hemos utilizado.

 

 Por Juan Carlos Cruz │

 

Dejar un comentario