Las cinco erres y la curaduría

cinco erres

Las cinco erres de la ética ambiental: reusar, reparar, reciclar, recuperar y reducir.

Cinco erres, por ética 

Primero tres datos: la industria textil es la segunda más contaminante del mundo; se producen unos 80 millones de prendas al año que no se reciclan; solo se reúsa el uno por ciento de esta totalidad. 

Enseguida las consecuencias: calentamiento global, aire irrespirable, desequilibrio de los temporales, gravamen en las enfermedades respiratorias.

El caso chino: en el país cuyo imparable auge fabril produce las prendas de bajo costo que llegan a los tianguis de las naciones en desarrollo, los hospitales están repletos de pacientes que presentan asma, bronquitis crónica y, últimamente, COVID-19.

“En un lapso corto de tiempo, la exposición a tan altos niveles de contaminación puede ocasionar infecciones virales y bacterianas. Si se prolonga, puede causar tumores”, afirmó el Dr. Huang Aiben del Hospital Beijing Shijitan. México no se queda atrás.

cinco erres

Curaduría

La propuesta de las cinco erres respecto a las prendas y también a los muebles: reusar, reparar, reciclar, recuperar y reducir, van por tres lados: el gubernamental, el empresarial y el sectorial.

En este último rubro están surgiendo libre y espontáneamente esquemas de negocios amigables con el medio ambiente e iniciativas que se auxilian de la tecnología.

En Colombia, por caso, desde hace un par de años Garage Sale by Eleonora Morales, recicla prendas de lujo que han pertenecido a grandes conocedores y fashionistas y las promueve en las pasarelas del evento Colombiamoda.

Lo que diferencia esto de una simple venta de ropa seminueva es la curaduría. El concepto se adaptó del mundo del arte, donde el comisario o curador es el encargado de seleccionar qué es lo más óptimo para una exposición. De tal forma que las prendas de reúso están sujetas a un control de calidad. 

 

Por Juan Carlos Cruz│

Dejar un comentario