Recicla ropa, accesorio y mobiliario

El año pasado acepté todas las invitaciones a ventas nocturnas. Llené mi casa de ropa, accesorio y mobiliario que, en última instancia, no usé.

Accesorios y mobiliario

Pero, ya aprendí a enfocarme en lo que necesito y ahora invierto, ahorro y solo compro lo necesario (el deseo es infinito, dijo Buda).

Y todo eso que compré lo llevé a Av. Paseo del Moral #207 (dejo aquí más datos) para que me lo valuaran y me le asignaran una cantidad de créditos intercambiables.

Estos créditos se los doné a una casa hogar de niñas de escasos recursos que dirige una prima política.

Otras artículos sencillamente los dejé a consignación y aunque creí, erróneamente, que no me contactarían, lo hicieron al día siguiente.

Mi casa ahora luce minimalista y zen. Colgué en mi escritorio esta frase de Buda: no es más rico quien más tiene sino quien menos necesita.

recicla

Vitrinas virtuales

Como el confinamiento en el que me tiene el COVID-19 potenció mi lado introspectivo pienso en el futuro de las plazas comerciales.

Enseguida, por un misterioso encaminamiento del azar, abro internet y lo primero que me encuentro es con esta nota del Financial Times de principios de este año.

“Prevén cierre 50 por ciento de plazas comerciales en Estados Unidos”, esto fue antes de que el COVID-19 precipitara a EU (y al mundo) a la cuarentena y al  e-commerce.

En verdad esta predicción que era con visos al 2025, se quedó corta. Las vitrinas, plazas comerciales y escaparates ante los que antes paseábamos, ahora son virtuales.  

Unos hablan de un viraje a la cripto economía, otros a un trueque 4.0, otros más a una economía de guerra. No queda más que atender las recomendaciones de la Secretaría de Salud, es decir, de los especialistas.

Juan Carlos Cruz

Dejar un comentario