¿Sustentable o sostenible?

Aunque los términos sustentable y sostenible se parecen, no son sinónimos. En esto radica su diferencia.

sustentable

Economía sostenible

Aunque sostenible y sustentable son parecidas y a menudo se confunden, no son sinónimos. Sustentable, según el DRAE, tiene que ver con la argumentación y con defender razones, mientras que sostenible, y es esto lo que nos concierne, se relaciona con lo que se puede mantener por mucho tiempo sin consumir los recursos naturales. 

Más aún: lo sostenible es una tendencia al mismo tiempo civil y gubernamental. Por un lado, algunos gobiernos se esfuerzan por preservar los recursos a corto, mediano y largo plazo, y por el otro, la sociedad civil es cada vez más consciente de que sus hábitos de consumo repercuten en el medioambiente.

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) a propósito de esto realizó una espléndida definición a partir del informe Brundtland, mejor conocido como “Nuestro futuro común”. Sostenible es: “satisfacer las necesidades presentes sin comprometer las posibilidades de las del futuro para atender sus propias necesidades y aspiraciones”.

Lo sostenible es una escuadra conformada por medio ambiente, economía y sociedad responsable.

sostenible

Las palabras y las cosas

Ahora bien, los gobiernos, las instituciones educativas y la Real Academia Española proponen homologar sostenible, pero serán los hablantes quienes dispongan su real voluntad en el uso de estas palabras.  

Pasó con el término confinar, el DRAE lo fijaba de esta manera: “Pena por la que se obliga al condenado a vivir temporalmente, en libertad, en un lugar distinto al de su domicilio”.

Sin embargo, los hablantes y escribientes lo comenzamos a utilizar como sinónimo de estar en casa resguardándonos contra el coronavirus. En fin… sea sustentable o sostenible, lo que importa es que cuidemos el medio ambiente, la economía y el futuro de nuestros descendientes practicando el reciclaje, trueque, reúso o cambio de muebles y ropa en buen estado.

 

 

 

Juan Carlos Cruz │

Dejar un comentario