Trueque para principiantes: un juego para aprender a intercambiar

Para hacer un buen trueque, no hay nada mejor que practicarlo. ¡Checa este sencillo juego de mesa que Te Lo Cambio trae para ti! ¡Aprendamos a cambiar!

trueque

¡Hacer trueque jugando!

Cuando se trata de hacer trueques o intercambios, la práctica es la que hace al maestro para obtener las mejores oportunidades y aprender a negociar el valor de un objeto hasta lograr un cambio justo para ambos. Por ello, te presentamos un sencillo juego de mesa que te ayudará a practicar el trueque y darle un valor relativo a los objetos para cuando te animes a intercambiar bienes de verdad. ¡Chécalo!

Las Reglas:

Es un juego diseñado para grupos de entre 4 y 8 jugadores. Lo que se necesitan son 58 tarjetas que puedes fabricar con hojas de papel o cartulina. Una vez que las tengas, anota o dibuja en cada tarjeta uno de los siguientes elementos, hasta completarlas:

  1. Ropa y vestimentas
  2. Semillas para cultivar
  3. Vacas y pollos (u hortalizas, si lo prefieres) para comer
  4. Caballos para transportarnos
  5. Agua para beber
  6. Médico para cuidarnos
  7. Madera para construir
  8. Combustible para calentar
  9. Herramientas para construir
  10. Trigo para hornear

trueque

Una vez que las tengas listas, procedemos a organizar el juego. Cada jugador recibirá 10 tarjetas, que no puede mostrarle al resto del grupo, y cada uno tomará un turno para hacer un intercambio. Inicia el último jugador que haya ido a la tienda, y los turnos siempre avanzan hacia la derecha. Gana el jugador que consiga 10 tarjetas diferentes.

Cómo hacer el trueque

  • En cada turno el jugador elegirá a cualquier participante, y le propondrá un trato: le dirá qué objeto necesita (solo puede ser 1) y ofrecer algo a cambio (pueden ser los que sea). 
  • Si el jugador elegido no tiene el objeto pedido, se acaba el turno, a menos que ofrezca otra cosa a cambio para negociar. Por ejemplo: yo ofrezco trigo y semillas a cambio de herramientas. El otro jugador no tiene herramientas, pero tiene Agua y me ofrece ese trato alterno. Hago el trueque si me parece, o paso el turno si no, y continúa el siguiente jugador.
  • Incluso, es posible seguir ofreciendo contraofertas hasta llegar a un intercambio satisfactorio. Por ejemplo: El otro jugador no tiene herramientas, pero me ofrece agua a cambio de mis semillas y trigo. Yo le ofrezco a cambio las puras semillas, o una ropa extra de mi mano, y así hasta llegar a un acuerdo.
  • Si no se llega a un acuerdo, se cancela la negociación y sigue el siguiente jugador, así hasta que uno haya conseguido 10 tarjetas diferentes.
  • Si el juego se traba y nadie quiere hacer intercambios, cada jugador elige 2 cartas de su mano y se las da al jugador de su derecha, para comenzar de nuevo con nuevos objetos para cambiar.

La idea del juego es comenzar a afilar nuestro sentido de la negociación, aprendiendo cómo valuar un objeto, cuánto vale y cuánto podemos obtener por él. Pues el chiste del trueque es que ambos participantes estén conformes con su cambio. 

Por eso también se recomienda a principiantes no ofrecer 2 objetos al principio del juego, y mantener un registro mental de qué tiene cada uno. Con el tiempo, serás un experto al negociar y completar intercambios. 

¡Dibuja tus tarjetas y comienza a practicar la cultura del trueque hoy mismo!

Por Sergio A. Martínez

Referencia

Anderson, K. (2020). “Guide to the Barter Economy & the Barter System History”. Mint. Estados Unidos. Recuperado el 10 de junio de 2020 de: https://www.mint.com/barter-system-history-the-past-and-present

Dejar un comentario