Trueque silencioso: más allá de la barrera del lenguaje

Cuando se trata de intercambiar entre civilizaciones distintas, ¿cómo se solucionaba el problema del lenguaje? Conoce el "trueque silencioso" y descúbrelo aquí.

trueque silencioso

Como tradición mercantil y económica, el trueque es la forma de intercambio más antigua de la humanidad, y fue la norma durante siglos hasta la invención del dinero, y aunque nunca ha caído en desuso, siempre ha tenido altas y bajas de popularidad, dependiendo del estado de la economía en turno. Sin embargo, con esta larga historia, ¿te has preguntado cómo funcionaba el trueque cuando entraban en contacto dos civilizaciones distintas? ¿Cómo funcionaba la negociación cuando ambos participantes hablan idiomas distintos? La solución es simplemente no hablar. 

¿Conoces el trueque silencioso?

El trueque no solo fue el inicio de la economía como la conocemos hoy, sino que fue el puente que comenzó a unir diferentes grupos y civilizaciones, gracias al sofisticado sistema de intercambios que se formó antes de la llegada de la moneda. Como parte de esta sofisticación, tenemos hoy en día el concepto de “trueque silencioso”, o el método en que diferentes pueblos con diferentes lenguajes intercambiaban.

¿Cómo se hacía un trueque silencioso?

El método era sencillo. El grupo A, interesado en intercambiar, dejaba los productos que ofrecía en un lugar neutral, generalmente elegido por ambas partes (un claro en el bosque, la mitad de un camino, el pie de una montaña, etc.), anunciaba su intención de hacer trueque con alguna señal, como un gong o una fogata de humo, y se retiraban.

El grupo B entonces se acercaba al lugar y revisaba los productos ofrecidos (digamos, por ejemplo, sacos de harina, trigo y queso) y dejaba la contraoferta en el mismo lugar (digamos, algunas ovejas y herramientas de metal). Entonces este grupo se retiraba, anunciaba su oferta, y esperaba a que el grupo A lo revisara. Si este grupo estaba de acuerdo con el intercambio, tomaba las cosas y se iba. Si no, dejaba todo como estaba, y esperaba a que el grupo B agregara o cambiara cosas a la oferta.

trueque silencioso
Imagen tomada de www.tripadvisor.com

La práctica del trueque silencioso fue popular durante todo un milenio, entre el año 500 y el 1500 d. C., principalmente entre comunidades africanas y la India. Fueron los primeros colonizadores europeos quienes describieron su uso a detalle. Uno de sus ejemplos más interesantes era el intercambio de oro y sal entre las tribus que vivían en los límites del desierto del Sahara, ya que la sal era necesaria para conservar los alimentos y el oro era el medio de intercambio con los mercaderes europeos. Toda oferta era anunciada por medio de enormes tambores de cuero.

Sin embargo, no solo se limitaba a esta área. Incluso el famoso historiador Heródoto llegó a escribir sobre los intercambios de sal, especias y ganado que ocurrían entre Cartago y el antiguo imperio de Ghana, y cómo las reglas tenían que acatarse a la perfección si el pueblo no quería graves consecuencias a largo plazo. Después de todo, si un participante se robaba los productos, la voz se corría rápido, y esa comunidad podría quedar aislada por completo del intercambio mercantil, lo cual era casi una condena de muerte.

Hoy en día ya no es necesario conducir este tipo de intercambios, pero es interesante saber cómo la necesidad de conseguir los recursos que necesitamos trasciende lenguajes y culturas. El trueque silencioso es un ejemplo de las medidas que se tomaban para lograr estos intercambios. ¿Te imaginas negociar un trueque de esta manera? 

Por Sergio A. Martínez

Referencia

Editores de la Enciclopedia Británica (2018). “Silent trade”. Encyclopædia Britannica. Gran Bretaña. Recuperado el 15 de junio de 2020 de: https://global.britannica.com/topic/silent-trade 

Dejar un comentario