Un segundo uso muy ecológico

segundo uso

Darles un segundo uso a las prendas no solo ayuda al medio ambiente, sino también a tu bolsillo.

Llámalo como quieras

Parte de la ideología ecologista es darle una segunda vida a todo lo que puedas, entre ellas, claro está, a las prendas de vestir. Hay muchas maneras de hacer esto a través de plataformas como Te lo cambio, que te permiten vender y comprar ropa de segunda mano. Esto para que otra persona pueda usar lo que tú ya no quieres, o a través del upcycling o thrifting, que es la modificación de prendas para darles una nueva vida. 

Tres opciones de segundo uso

Además de las opciones anteriores, hay otra a la que puedes recurrir y significa cambiar totalmente la función de la prenda que tienes en mano. A partir de la tela que la compone, se pueden crear nuevos artefactos, que además de ser fáciles de elaborar, son reutilizables en sí mismos, ya que solo basta con lavarlos para volver a usarlos con normalidad. Si te gustó la idea, aquí van tres ejemplos.

Pads reutilizables: si utilizas maquillaje, seguro te son familiares los pads; esos círculos de algodón que comúnmente se usan para retirarlo. Pues bien, si tienes alguna prenda de 100 por ciento algodón o toalla que ya no quieras, puedes darle un segundo uso fabricando tus propios pads reutilizables. Para esto solo tienes que cortar la tela en forma de cuadrado o círculo o hacerle una costura alrededor para evitar que se deshilache.

segundo uso

Servilletas de tela: utilizar servilletas de tela a la hora de comer es sin duda una opción mucho más ecológica que usar las tradicionales de papel, y más aún si las fabricas a partir de otra prenda que ya no quieras. En este caso, darle un segundo uso es muy fácil, ya que sólo tienes que cortarla de forma cuadrada y del tamaño que quieras. Luego haz una bastilla alrededor. También se recomienda que elijas telas de 100 por ciento algodón o que se presten al fin que se les va a dar.

segundo uso

Cubrebocas: en tiempos de coronavirus y ante la escasez, se hizo muy común que las personas hicieran sus propios cubrebocas en casa, sobre todo a partir de ropa que ya no utilizan. Aunque esta opción es un poco más compleja de coser por uno mismo, ya que se usa algún patrón y resorte, siempre puedes encontrar en internet formas muy sencillas de fabricarlos.

segundo uso

 

Por Daniela Ruiz V. │

Dejar un comentario